⇨ HOY ES BLACK FRIDAY: LAS MEJORES OFERTAS AQUÍ ⇦

Galletas de mantequilla: recetas

Cómo hacer galletas caseras

Galletas de Halloween

Me gusta celebrar Halloween, decorar la casa, disfrazarme, e imbuirme en el espíritu de la noche más terrorífica del año; pero lo que más me gusta es hacer las galletas con formas monstruosas.

Las hago para repartir la noche de Halloween entre todos los niños que tocan a mi puerta con el Truco o Trato, pero también me gusta sorprender a mis hijos poniéndoselas en la comida del almuerzo.

Galletas de Halloween

Sólo pensar en la cara que van a poner cuando abran su bolsa y descubran una de estas galletas de mantequilla con formas espeluznantes, vale la pena el esfuerzo.

No es que hacer galletas sea muy complicado o requiera mucho tiempo, pero sí que tiene su técnica, y si no la respetas al pie de la letra, las galletas pueden acabar siendo un desastre.

Si tienes una fiesta de Halloween planeada y necesitas servir un postre divertido para una multitud, esta receta de galletas de mantequilla con formas de Halloween son una gran opción.

Ingredientes para 24 galletas

  • 100 g de mantequilla, a temperatura ambiente
  • 150 g de azúcar
  • 1 huevo grande
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 190 g de harina
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de sal

Para el glaseado:

  • 465 g de azúcar glas
  • 1/4 taza de Crisco
  • 4 a 6 cucharadas de agua
  • Colorante de alimentos en pasta: amarillo, naranja, verde y negro

Elaboración

  1. En el recipiente de una batidora de pie, añadimos la mantequilla ablandada y el azúcar, mezclándolo con el batidor plano hasta que esté ligero y esponjoso, aproximadamente 2 minutos.
  2. Incorporamos el huevo y la vainilla, y continuamos mezclándolo unos segundos más, hasta que el huevo justo haya desaparecido.
  3. En otro recipiente, tamizamos la harina, la levadura en polvo, y la sal; y lo agregamos gradualmente en la mezcla, batiéndolo a velocidad baja hasta que la harina haya desaparecido por completo en la masa.
  4. Dividimos la masa en dos, le damos una forma redonda, y lo envolvemos en plástico alimentario para introducirlo en el frigorífico durante 1 hora, o hasta que esté lo suficientemente firme para poder estirarlo sin problemas.
  5. 15 minutos antes de hacer las galletas, precalentamos el horno a 180° C, forramos una bandeja con papel para horno, y sacamos la masa y dejamos que atempere durante unos minutos para poder manejarla.
  6. Sobre una superficie antiadherente o ligeramente enharinada, estiramos cada porción de masa con un rodillo hasta que alcance unos 5 milímetros de grosor.
  7. Enharinamos los cortapastas que vayas a usar. Podemos utilizar cualquier forma de Halloween, como fantasmas, arañas, murciélagos, calabazas, esqueletos, etc. Y si no tenemos las formas, hay que usar la imaginación (tienes ejemplos en las notas).
  8. Colocamos la masa formada en una bandeja forrada, dejando un espacio de 5 cm en cada galleta para que no se peguen entre sí. Horneamos las galletas de 8 a 10 minutos o hasta que los bordes estén de color marrón claro. Hay que estar pendiente de las galletas todo el tiempo, para que no se quemen.
  9. Sacamos las galletas del horno y dejamos que enfríen completamente antes de decorarlas. Si tienes que hacer otra tanda, utiliza una bandeja fría, o espera a que enfríe. No coloques la masa encima de la bandeja caliente.
  10. En un recipiente grande, batimos el azúcar glas, la manteca y suficiente agua para alcanzar la consistencia que deseamos: más espesa en los bordes, y más líquida en el centro.
  11. Tiñe la glasa con los colorantes en gel (si son líquidos adelgazarán demasiado el glaseado) y transfiérelo en diferentes mangas pasteleras.
  12. Espera a que el glaseado enfríe completamente para poder conservarlas. Normalmente el glaseado tarda 24 horas en secarse completamente, y hay que respetar estos tiempo si quieres dibujar encima con un rotulador comestible. Sino, el rotulador se hundirá en el glaseado y esto no es bueno.

NOTAS

Si no tienes cortapastas con formas de Halloween específicas, puedes utilizar la forma de un tulipán para hacer un fantasma, el hombre de jengibre para hacer un esqueleto, un círculo para hacer un monstruo, etc.

Para conseguir un grosor uniforme en la masa de galletas, utiliza rodillos con guías que dejan la masa igual por todas sus partes.