⇨ HOY ES BLACK FRIDAY: LAS MEJORES OFERTAS AQUÍ ⇦

Galletas de mantequilla: recetas

Cómo hacer galletas caseras

Galletas veganas

Los dulces son un alimento al que los veganos no tienen porqué renunciar. Con las proporciones adecuadas, se puede hacer un dulce o postre delicioso, y sin utilizar ingredientes de origen animal, como es el caso de estas galletas veganas con chispas de chocolate.

¡Están deliciosas! De hecho, son las galletas veganas más sabrosas de la historia. Crujientes por los bordes, suaves por el centro, y repletas de delicioso chocolate.

Galletas veganas

Se mantienen tan deliciosas, como recién salidas del horno, incluso 2 semanas después. Son veganas, sin gluten, sin lácteos, sin mantequilla, las galletas con chispas de chocolate sin azúcar que has estado buscando. ¡Te costará esperar a que enfríen!

Un dulce mucho más saludable que las típicas cookies con chispas que se encuentran normalmente, perfectas para cualquier persona, incluso para los amantes del chocolate.

Si tienes antojo de dulce sano, de una galleta clásica, ya sabes, esa galleta perfectamente dulce y satisfactoria para el alma que está perfectamente horneada, sigue las indicaciones de esta receta.

INGREDIENTES PARA 15 GALLETAS

  • 1⅓ tazas de harina de avena sin gluten
  • ¼ cucharadita de levadura en polvo
  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio
  • ¼ cucharadita de sal
  • ¼ taza + 2 cucharadas de aceite de coco sólido
  • ⅔ taza de azúcar de coco
  • 1⅓ huevo de lino (4 cucharaditas de lino molido + 4 cucharadas de agua, mezclado y reposado 15 minutos)
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 100 g de chispas de chocolate vegano

INSTRUCCIONES

Precalienta el horno a 180°C (sin ventilador) y forra una bandeja para hornear galletas con papel de pergamino o papel vegetal.

En un recipiente mediano, mezcla los ingredientes secos: harina, levadura en polvo, bicarbonato de sodio y sal. Resérvalo.

En un recipiente grande, añade el aceite de coco sólido y el azúcar de coco, y mézclalo con un tenedor hasta que sólo queden pequeños trozos de aceite de coco y la textura se asemeje a la de la arena húmeda, esto llevará unos minutos.

Incorpora el resto de los ingredientes húmedos: el huevo de lino y el extracto de vainilla, mezclando todo hasta que se incorporen. En este punto, la mezcla debe estar húmeda.

Utiliza una batidora manual para agregar gradualmente los ingredientes secos en el bol de los ingredientes húmedos. Mézclalo justo hasta que todo esté bien incorporado y se forme una masa cohesiva. No te preocupes por los pequeños trozos de aceite de coco sólido, es normal.

Incorpora las chispas de chocolate y no lo mezcles demasiado.

Con una cuchara para bolas de helado, coge una cucharada de masa y déjala caer sobre la bandeja para hornear preparada. Si te encantan las chispas de chocolate, puedes poner más por encima.

Repite el proceso hasta que la bandeja esté completa, pero ten cuidado de dejar un espacio entre galleta y galleta, para que no se unan durante el horneado.

Introduce la bandeja en la parte central del horno de 8 a 12 minutos. Los bordes de las galletas deben tener un dorado uniforme, y el centro estar un poco menos hecho.

Después de sacarlas del horno, dale a la bandeja unos cuantos golpecitos suaves para que salgan las galletas a la perfección.

Transfiere la bandeja a una rejilla de enfriamiento y deja que se enfríen en la bandeja durante 10 minutos. Después, utiliza una espátula para transferir las galletas directamente a la rejilla de enfriamiento para que terminen de enfriarse.

NOTAS

Si el aceite de coco está líquido, haz lo siguiente: cubre un bol pequeño con film y vierte encima la cantidad medida de aceite de coco, directamente sobre el envoltorio de plástico, esto te ayudará a quitarlo fácilmente más tarde.

Introdúcelo en la nevera durante 15-30 minutos, pero vigílalo, necesitas una consistencia sólida, pero lo suficientemente suave para cortarlo. Una vez que esté sólido, levanta el envoltorio de plástico y utiliza el aceite de coco como indica la receta.