Galletas de mantequilla: recetas

Cómo hacer galletas caseras

Galletas de mantequilla sin huevo

Aunque no son muchas, hay personas que tienen intolerancia al huevo y tienen que buscar alternativas a muchas comidas y también privarse de muchas otras, aunque este no será el caso. Tanto si tienes intolerancia al huevo como si no, te vamos a enseñar a preparar unas deliciosas galletas de mantequilla sin este ingrediente, para que también puedas disfrutar de una buena y nutritiva merienda.

Si tienes invitados con este tipo de alergia o intolerancia, apreciarán que tengas el detalle de hacer una receta de galletas pensada también para ellos.

Galletas de mantequilla sin huevo

Para hacer un buen montón de galletas de mantequilla necesitaréis los siguientes ingredientes:

  • 650 gramos de harina de repostería tamizada.
  • 250 gramos de azúcar-
  • 350 gramos de mantequilla.
  • Esencia de vainilla.
  • Sal.

Modo de elaboración

En un bol de gran tamaño pondremos la mantequilla, mucho mejor si está a temperatura ambiente para que podamos trabajar con ella de una manera mucho más fácil. Añadiremos todo el azúcar y con unas varillas automáticas batiremos hasta conseguir una mezcla cremosa y brillante, procurando que el azúcar esté completamente integrado en la mantequilla.

El siguiente paso es añadir unas cuantas gotas de esencia de vainilla, para lo que hay que tener cuidado porque es muy concentrada y si echamos demasiada, no sabrá como esperamos, por lo que sólo necesitaremos 3 o 4 gotas, nada más.

Por otro lado utilizaremos un tamiz o en su defecto un colador para tamizar la harina y que quede muy fina para poder utilizarla en el siguiente paso. Podemos echar la sal en la harina mientras la tamizamos.

Con la harina lista la iremos incorporando a la masa de mantequilla y azúcar que hemos preparado, pero iremos poco a poco para evitar que se formen grumos.

Cuando hayamos amasado lo suficiente como para que la masa tenga una textura bastante consistente, estiraremos la masa, la partiremos por la mitad y haremos dos bolas, las pondremos cada una en un bol, que taparemos con film transparente y los meteremos en la nevera durante una hora.

Tras ese tiempo sacaremos la masa y espolvorearemos un poco de harina sobre la mesa de la cocina o cualquier otra zona de trabajo y comenzaremos a estirar la masa con ayuda de un rodillo hasta dejarla con un grosor de medio centímetro.

Precalentaremos el horno a 180 grados y mientras tanto iremos haciendo las galletas, utilizando un molde para darle la forma que queramos y las iremos poniendo en una bandeja para el horno, separadas entre sí por algunos centímetros.

Meteremos la bandeja en el horno durante 15 minutos y cuando estén hechas las pondremos sobre una rejilla para que se enfríen de manera uniforme y no se sigan haciendo por la acción del calor residente. Las dejaremos enfriar y ya estarán listas para consumir.

Consejos

Gracias a que estas galletas no contienen huevo, podremos guardarlas durante más tiempo, eso sí, en una caja alejada de fuentes de calor o de humedad. Si queremos añadirle frutos secos para darle textura, tendremos que machacarlos y agregar os trocitos cuando estemos amasando la mezcla.