⇨ HOY ES BLACK FRIDAY: LAS MEJORES OFERTAS AQUÍ ⇦

Galletas de mantequilla: recetas

Cómo hacer galletas caseras

Galletas de vainilla

El sabor de la vainilla dulce, que tan a menudo se presenta sólo como un sabor de fondo, brilla en estas galletas de vainilla. No sólo son rápidas y fáciles de hacer, sino que también se pueden preparar manchando muy poco.

Estas galletas de vainilla sólo incluyen seis ingredientes básicos, y la masa se puede mezclar a máquina o a mano. Están listas para moldear y hornear inmediatamente, ya que no requieren enfriamiento.

Galletas de vainilla

Si quieres más sabor a vainilla, puedes añadir más extracto de vainilla, o incluso probar a abrir una vaina de vainilla y recoger las semillas de dentro para incorporarlas a la masa.

Pero asegúrate de utilizar extracto de vainilla, no solo un aroma o esencia a vainilla, ya que el sabor y el olor final no será el mismo.

Hay diferentes variaciones que puedes hacer con esta misma masa y que combinan perfectamente con la vainilla: cáscara de limón finamente rallada para darle un toque a limón, 1 cucharada de jengibre molido y 2 cucharaditas de especias para hacer unas galletas de jengibre, o extracto de almendra para darle un sabor navideño a estas galletas.

Ingredientes

  • 240 g de harina
  • 1/2 cucharadita de polvo de hornear
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 200 g de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
  • 200 g de azúcar, más para decorar
  • 1 huevo grande
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Preparación

  1. Calienta el horno a 180º C sin ventilador, y forra una bandeja con papel de horno.
  2. En un recipiente mediano, tamiza la harina, el polvo de hornear y la sal, y mézclalo bien.
  3. Utiliza una batidora eléctrica equipada con un batidor plano (o en su lugar unas varillas manuales) para mezclar la mantequilla y el azúcar a velocidad media hasta que estén suaves y esponjosos, unos 3 minutos.
  4. Rebaña el recipiente con una espátula de goma para bajar los restos de las paredes. Incorpora el huevo y el extracto de vainilla, mezclándolos justo hasta que hayan desaparecido en la masa. Vuelve a rebañar el recipiente.
  5. Con la batidora a velocidad baja, añade lentamente la mezcla de harina hasta que se incorpore, batiéndolo solo unos 30 segundos.
  6. Coge una cucharada de masa y colócala en la bandeja forrada (si quieres puedes aplastarla un poco con la base de un vaso para que quede fina), dejando bastante espacio entre una galleta y otra. Espolvorea un poco de azúcar encima de cada galleta para que al hornearla se caramelice y quede una superficie crujiente.
  7. Hornea las galletas (solo una bandeja a la vez) hasta que las galletas estén doradas en los bordes y ligeramente blandas en el centro, de 15 a 18 minutos.
  8. Deja que las galletas se enfríen en la bandeja durante 1 minuto antes de transferirlas a una rejilla para que se enfríen completamente.

Consejo

Las galletas pueden almacenarse en un recipiente hermético a temperatura ambiente, durante un máximo de tres días. Si está haciendo unas cuantas variedades de galletas diferentes, guarda cada una de ellas en un recipiente separado, de lo contrario se ablandarán rápidamente.

Para recomponer las galletas ablandadas, colócalas en una bandeja de horno forrada con papel de horno antiadherente, o utiliza una bandeja antiadherente, y hornéalas a 140°C durante 12 minutos. Transfiere las galletas a una rejilla para que se enfríen.

Para obtener los mejores resultados, mide todos los ingredientes con un peso digital.

Asegúrate de hornear estas galletas en una bandeja para galletas, no en una bandeja para horno con borde; de lo contrario, la masa se extenderá demasiado y las galletas no conservarán una forma redonda y agradable.