Galletas de mantequilla: recetas

Cómo hacer galletas caseras

Galletas con fondat

Hacer unas galletas de mantequilla suele ser motivo de alegría para los más peques de la casa, pero si las preparamos de una forma diferente, seguro que conseguiremos sorprenderles gratamente. Queremos enseñaros a hacer galletas de mantequilla decoradas con fondant. Vamos a pasarlo bien haciendo esta receta.

Para su preparación necesitaremos estos ingredientes:

Galletas con fondat
  • 400 gramos de mantequilla.
  • 500 gramos de harina de repostería tamizada.
  • 300 gramos de azúcar glas.
  • 3 huevos medianos.
  • Canela en polvo o esencia de vainilla.
  • Fondant preparado.
  • Colorante alimentario (del color que más nos guste)
  • Sal

Modo de elaboración

En un bol echaremos la mantequilla y el azúcar y lo mezclaremos con las varillas automáticas de la batidora hasta conseguir una masa consistente y suave, tras ello añadiremos los huevos y batiremos hasta que la mezcla quede completamente uniforme.

En otro bol pondremos un tamiz e iremos tamizando la harina y después la iremos incorporando a la mezcla de huevos, azúcar y mantequilla. Iremos incorporándola poco a poco para que no se formen grupos mientras seguimos removiendo con las varillas de la batidora, pero a una velocidad baja para que no salte la harina.

La masa irá adquiriendo consistencia, con lo que las varillas ya no nos servirán y tendremos que continuar con las manos. No podemos olvidarnos que en esta parte del amasado podemos agregarle una cucharadita de canela o unas gotas de esencia de vainilla para que tenga sabor.

Cuando tengamos la masa hecha la pondremos en el bol, la taparemos con papel film transparente y la meteremos en la nevera durante una hora aproximadamente. Después la sacaremos, espolvorearemos un poco de harina por nuestro espacio de trabajo y comenzaremos a amasarla un poco y después a estirarla con un rodillo hasta que tenga un grosor de medio centímetro.

Precalentaremos el horno a 180 grados e iremos cortando la masa con un molde para galletas, las cuales iremos colocando sobre una bandeja para horno. En el momento en el que esté el horno a temperatura, meteremos la bandeja y la dejaremos unos 15 minutos. Sacaremos la bandeja, pondremos las galletas sobre una rejilla y dejaremos que se enfríen.

El fondant puede comprarse hecho, será mucho más fácil, aunque hay que espolvorearse un poco de harina en las manos porque es bastante pegajoso. Podemos comprarlo blanco y darle el color que queramos con unas gotas de colorante alimentario o comprarlo ya con el color hecho.

Con una bola de fondant la iremos amasando con los dedos hasta que se vuelva maleable y la alisaremos con un rodillo para dejarla del grosor que queramos, utilizaremos el molde para las galletas e iremos sacando moldes de fondant que colocaremos sobre las galletas ya frías.

En este caso hemos elegido un modelo sencillo como veis en la fotografía que ilustra esta entrada, aunque se puede utilizar un molde con textura, mensaje, caras de personajes, etc., para que quede una galleta mucho más vistosa. Seguro que a los niños les encanta.

Consejos

Para trabajar mejor la mantequilla, lo recomendable es que la saquemos de la nevera una hora antes de ponernos a hacer las galletas, con lo que adquirirá la temperatura óptima para poder trabajarla correctamente.

Cuando trabajemos con el fondant, lo que no estemos usando debemos guardarlo en un recipiente tapado, para que el aire no haga que se endurezca y sea más difícil de manejarlo. Luego es cuestión de ser creativos y tener algo de imaginación para diseñar algo bonito con el fondant y hacer unas galletas caseras divertidas y originales.